13 de abril de 2009

El qué dirán

Por recomendación de Julio escuché a Paul Washer y quedé impactada con un texto que quizá había leído, pero no analizado.

22Dejad de considerar al hombre, cuyo soplo de vida está en su nariz; pues ¿en qué ha de ser él estimado? Isaías 2:22 (Biblia de las Américas)

Paul decía: “La cristiandad ha exaltado al hombre demasiado”. Y me parece que tiene razón. Exagero en que siempre estoy preocupada por lo que los demás puedan pensar o comentar de mis libros; incluso me da cierto temor saber que alguna amiga esté leyendo mis textos y me pregunto: “¿Le gustará? ¿Lo disfrutará?”

Sin embargo, Isaías da una orden. Dios dice: “Deja de hacerlo. Deja de pensar en el qué-dirán”. Paul Washer nos recuerda que nacemos con la tendencia de honrar y exaltar al hombre, pero esto está mal. No nos trae ningún beneficio. Y hoy, yo debo dejar de considerar al hombre. No debo escribir para complacer a otros; no debo tomar decisiones para quedar bien.

Debo considerar solo a Dios. Pero no me resulta sencillo. ¿Y a ti?

8 comentarios:

elim-el oasis de Eva dijo...

Pues no, no es sencillo, pero si nos dejamos llevar por el que dirán estamos perdidas... mejor tener personas de confianza (y maduras) que nos sirvan de ayuda pero en el punto final pedir la sabiduría a Dios.

Isa dijo...

De acuerdo contigo mi querida Keila. No es sencillo, pero en Él, lo podemos lograr.
Besitos para ti mi escritora preferida.

Verdad (3 Juan 1:3-4) dijo...

Dentro del mundo literario existen muchas alternativas a escoger. Mucha gente busca libros que tengan mensajes cristianos, otros no. A unos les gusta el estilo y el mensaje de sus escritores favoritos. A nosotros nos gustan tus reflexiones y la manera como plasmas los pensamientos en tus libros y en tu blog. Creo que debemos usar el vehículo de todo estilo literario para llegar a la gente sin olvidarnos de tener la verdad como instrumento principal. Todo lo demás es secundario. De mi parte comenzaré imitando a los autores del Nuevo Testamento. Para muchos sus escritos eran causa de sumo gozo, para otros razón para decapitarlos como hizo Nerón con el apostol Pablo. Lo importante es hacer lo que Dios quiere que hagamos. Y hacer lo mismo que los apóstoles hicieron, escribir para conducir a la gente a la voluntad de Dios. De esta forma si tenemos un don del cual daremos cuenta un día, podamos decir: Hicimos lo que tu deseabas que se hiciera.

Brisa Nocturna. dijo...

Buena reflexión!
Como diria Daniel Dañieluk una vez: "Los hombres son prescindibles".... y hace bastante tiempo que llevo eso como lema, sin irmos a los extremos claro está. Algo que tambien aprendi de un buen libro, es que perdemos demasiada vida tratando de demostrar que somos buenos etc, yo ya deje de hacerlo, soy lo que soy...asi de simple, gracias a Dios : "No hay condenación"...!

Abrazos Keilita.

Noel Navas dijo...

Keila, poderosa reflexión, llena de transparencia y honestidad. Pienso que todos luchamos con lo que Joice Meyer llama: "Adicción a la aprobación". La verdad es la opinión más importante es la de Dios. A veces no nos damos cuenta de cuán humanistas podemos ser al exaltar la opinión de la gente en desmedida.

Noel Navas
www.laaventuradecomponer.com
El Salvador.

Regino Mosquera dijo...

Keila!!!! Cuánto me conmueve lo que has escrito.
Son palabras llenas de lo que de verdad es sabiduría: La sinceridad y sencillez de ir enmendando nuestro caminar.
Si, muchas gracias, por escribirlo.
Sólo Dios merece que vivamos para Él.
Saludos. Un Abrazo.

sgv dijo...

Hay lugar para alguna vez poner atencion a los que otros dicen.

" a man is valued by what others say of him". Prov.27:21

Lisi dijo...

¿Sencillo? Para nada.

Cerré el libro el jueves con un gran suspiro de satisfacción y una gran sonrisa. No te lo he podido decir hasta ahora. Ha calado en mi corazón. ¡Ya te escribiré!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...