23 de junio de 2009

Divagando sobre el ser humano

El domingo escuchaba que el hombre es un ser contradictorio. Ante cada situación luchan sus tres partes: la espiritual (donde anida la conciencia), la mental (donde residen el alma y los sentimientos) y el cuerpo (con sus instintos animales y carnales).

Dios, por el contrario, repite vez tras vez que no es hombre para mentir ni arrepentirse; él es uno solo y en él no hay división.

Pero nosotros, los mortales, batallamos toda la vida entre lo que debo hacer vs. lo que quiero hacer vs. lo que termino haciendo.

En términos tolkenianos dentro de nosotros hay anhelos de elfo que luchan contra los instintos del hombre y todo bajo las limitantes de un hobbit. ¡Qué cosas!

6 comentarios:

Isa dijo...

Yo también digo: ¡uf! ¡qué cosas!
Saludos.

elim-el oasis de Eva dijo...

La vida, en cierto sentido, es una lucha pero esta batalla tiene fecha de caducidad, ojalá que como Pablo digamos que hemos peleado "la buena batalla"

Verdad (3 Juan 1:3-4) dijo...

Cierto. Sin embargo, aunque en la deidad no hay división ya que nuestro único Dios YHVH (Padre, Hijo y Espíritu Santo) también se le pudo ver arrepintiéndose en torno a sus juicios para con los hombres. (Gn. 6:6, Ex. 32:14, I Cr. 21:15, Jer. 26:19, Amós 7:6; Jonás 3:10)

Diferente al hombre, Dios no tiene debilidad de carácter. Pero si el hombre se arrepiente, Dios puede cambiar de parecer y quizás tenga misericordia.

Brisa Nocturna. dijo...

La última frase...genial! Muy cierta!

sgv dijo...

Yo ya sabia que era complicado! :-0

Lisi dijo...

Aunque el tema no es para sonreír, sí que me ha hecho sonreír la última oración. ¡Muy buena descripción!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...