13 de julio de 2009

Del cajón

Saco mis pensamientos del cajón, sin orden ni motivo aparente; supongo que así está mi mente en los pasados días, y no es algo bueno, ni malo, simplemente así es.

Hoy, por ejemplo, miro mi escritorio. Hace una semana me dediqué a arreglar mi cuarto a conciencia, sobre todo el escritorio en el que se apilaban papeles y cuadernos, libros y papelitos sin razón. ¿Cuánto duró el escritorio en orden? Una semana. Hoy, vuelve a acumular objetos, papelitos con recados a mí misma, papeles y libros.

Luego leo sobre escritoras que poco conozco y se me abre el apetito de adentrarme a su ficción. ¿Mi conclusión? Este es mundo muy grande, y jamás terminaré de conocer a los grandes novelistas que han marcado nuestra literatura nacional e internacional. Un reto para mí pero ¿con qué dinero compro más libros? Supongo que volveré a frecuentar las librerías de libros usados.

Pero a final de cuentas, en el cajón anida la felicidad de mi vida personal, y esa no la cambio por nada. Cada día amo más al hombre que ha llegado a mi vida y que le ha dado un giro de ciento ochenta grados. Y quiero disfrutar el momento y amar (y ser amada).

Así que, quizá el cajón no tiene mucho concierto, pero así son las cajoneras de casi todas las mujeres. Nos gusta acumular recuerdos y sonreír al acariciar cada uno de ellos.

8 comentarios:

elim-el oasis de Eva dijo...

¡Cuántas historias en cada cajón...!

Alejandro Vazquez dijo...

:) También tengo el gusto de tener un gran cajón, y un gran buró con un montón de libros por leer, en Mty y aquí en Cabos.
Ya habrá tiempo, en tanto también vivimos lo que nos nutre para escribir.
Saludos!

Triple dijo...

Hace poco escombré el ático decidida a tirar todo lo que ya no sirviera... la caja de los recuerdos quedó casi intacta ¿cómo deshacerse de toda una vida así como así?
Lo mejor es que estés tan enamorada!!

Verdad (3 Juan 1:3-4) dijo...

Saludos!

Te felicito por tu escritorio desorganizado, eso significa que estás trabajando. Dificilmente aquel que escribe tiene sus papeles en orden.

Quizás de ese cajón sale muy pronto un vestido de novia y un anillo de diamantes. Les felicito!

Jadid dijo...

El cajón de los recuerdos, en ocasiones no me metía ahi por miedo, pensaba que tenía solo recuerdos malos y que me dolían, pero hace poco me meti y encontre si los feos que ya ni me acordaba pero tambien encontre unos que me hicieron recordar momentos, platicas y risas que me dieron alegría y hasta suspire de aquellos momentos, y solo puedo decir: los momentos dificiles pasarón lento y con dolor, los momentos felices pasarón rapido y con alegría pero los momentos de amor nunca han pasado estan aqui y me hacen ser quien soy hoy y recapacitado quien fui, me desharía de todo el pasado pero no de esos momentos de amor que me cambiaron y quedan para toda la vida y talvez tambien para la eternidad.

*DeNiSSe* dijo...

Guauuu que hermoso pensamiento, y cuánto puede guardarse en un cajón, lo mejor es darle un vistazo de vez en cuando y no olvidar el papel que Cristo ha ocupado en cada recuerdo... Que bien que visitarás nuestra Orizaba, y claro que entiendo las ocupaciones, mil felicitaciones por esta etapa que vives! disfrútala mucho! yo hare lo mismo en éstos días, y será una bendición extra el que podamos saludarnos... saludos :)

Isa dijo...

Mi escritora favorita, es muy cierto cuando dices sobre la cajonera y todo lo meticulosa que somos las mujeres en acumular "cositas" que de alguna manera nos traen "recuerdos".
Me encanta tanto leer cuando nos compartes acerca de tu amor para tu principe que te envió el Señor.
Por lo que nos escribes: "Ahorita una princesa. Pronto, la reina total y completa, no sólo de su corazón, sino de su castillo que también será tuyo.
De nuevo: ¡Felicidades hermosa!
¡Precioso post!

Genesaret dijo...

El orden en la casa es tambièn orden en nuestras vidas. Y a eso hay que dedicarle tiempo

Es un gusto escribirle a una escritora. Saludos desde Venezuela

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...