16 de julio de 2009

El valor de un ser humano


Su esposo la dejó por otra. Ella pensó: “no valgo la pena lo suficiente para que luche por mí”.

Su padre la golpeaba. Ella pensó: “no valgo la pena lo suficiente para que alguien me acaricie”.

Su mujer lo engañó con otro. Él pensó: “no valgo la pena lo suficiente para que ella me sea fiel”.

Su novia lo cambió por uno con más dinero. Él pensó: “no valgo la pena lo suficiente para que ella se case conmigo”.

Mojaba la almohada con sus lágrimas, hasta que alguien tocó su hombro. “Vales tanto la pena”, le dijo una voz, “que dejé mi casa por ti para venir a un mundo de dolor. Vales tanto la pena, que morí por ti. Vales tanto la pena, que aquí estoy”.

Vales la pena. Es solo cuestión de querer escuchar.

6 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

Amén

elim-el oasis de Eva dijo...

¡Que este mensaje llegue a muchas personas... igual que nos llegó a nosotras!

Rosa Ester dijo...

Gracias...

Necesitaba estas palabras...

"Tere" dijo...

Gracias por estas palabras, hoy más que nunca las necesitaba un montón. Dios te bendiga!!!

Víctor dijo...

¡Hay que ver como llegas a tocar el corazón!. Gracias, Keila.

Isa dijo...

Gracias por recordarnos que somos lo que somos es por Él.
Besitos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...