28 de agosto de 2009

La mecha de mi ira

No recuerdo dónde lo escuché o quién lo dijo, pero mi mamá me recuerda la frase constantemente: “a veces la mecha de tu ira es muy corta”.

Lo comprendo bien. Hay días en que actúo con mayor paciencia y tranquilidad, pero en ocasiones estallo a la menor provocación. La mecha se encuentra más cercana a aquello que inicia el fuego y respondo de mala manera o hago gestos o me exaspero.

¿Cómo alargar la mecha? Hay circunstancias que a veces la hacen pequeña: estrés, cansancio, presiones; pero no son excusas válidas. Muchas veces, incluso, estallo contra alguien que ni siquiera tiene relación directa con lo que me aqueja (como el que lava los autos, o el que atiende el call center del banco, o la que me corta el cabello).

¿Cómo alargar la mecha? No puedo sola. Necesito que Dios trabaje en mí para ir añadiendo mecate a la vela. Esto no implica que jamás me enojaré o me enfadaré. El enojo, creo yo, no está prohibido como tal en la Biblia. Jesús mismo se enojó. Lo incorrecto es ponerme furiosa sin motivo o sin razón, o alterarme a la menor provocación, o dejar que mi ira se extienda por varios días.

¿Cómo alargar la mecha? No puedo cambiar las circunstancias externas. De hecho, la vida parece que se torna más complicada cada día que pasa. En mi vida personal se vienen días de mucho ajetreo y compromiso, pero le pido a Dios, le ruego a Dios, que alargue la mecha de mi carácter, pues no quiero herir, no quiero lastimar, ni quiero dañar a los que me rodean.

Que se alargue la mecha de mi ira.

6 comentarios:

Adan Cortes dijo...

La mecha de mi ira, muy cierto mi familia y yo tambien sufrimos del mismo mal, me conecto con mucho de lo que has escrito, hay que pedirle a Dios que nos de fuerzas y nos ayude, para poder hacer frente a las cosas que se nos presenten dando un buen testimonio como hijos de Dios.

Alí Reyes H. dijo...

Sòlo Dios nos puede alargar esa mecha
-----------
Te felicito. Ahora tu blog tiene colores màs atractivos y la letra de los textos es màs grande. Todo facilita que uno se enganche en las lecturas.

Karen dijo...

Enojarse no es el problema, sino ¿qué hacemos cuando nos enojamos y por cuánto tiempo conservamos ese enojo?
Dios ha tratado mucho conmigo en ese aspecto y sé que lo sigue haciendo y que Él te ayudará a llevar el estrés de todo lo que viene en las próximas semanas y canalizar tus emociones de una manera adecuada y saludable.
Además, si cocinas enojada, la comida no sabe buena ;)

Isa dijo...

Mi amada Keila, esa es también mi oración: que Dios me enseñe a alargar la mecha de mi ira.
Besitos.

sgv dijo...

Yo tambien: Amen.

Alejandro Vazquez dijo...

=) Casi por lo general no soy de mecha corta, aunque si resulta sumamente explosiva cuando se acaba.
Buen punto a revisar del temperamento.
Saludos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...