24 de noviembre de 2009

Remando


Llegamos a un parque recreativo. Una de las actividades consistía en remar una balsa por un río subterráneo. Pero aprendí grandes lecciones en esta sencilla actividad:

1. No es fácil remar juntos. Requiere coordinación, tiempo y dedicación. Supongo que a parejas con más años les cuesta menos trabajo, ¿o más? ¿O se sentirán todos tan torpes como yo que hasta dudaba de cuál era mi izquierda y cuál mi derecha? Sobre todo, remar juntos requiere ceder. Doblegar la voluntad y ver por el bien común: avanzar por el río. Interesante ejercicio para una pareja de recién casados.

2. Existen tres rutas (por lo menos en este parque). La ruta corta, la ruta mediana y la ruta completa. A los dos minutos de remar, (y de atorarnos otros cinco en una encrucijada) optamos por la ruta corta, pero una vez en la desviación, decidimos ir por la larga. Supongo que a veces lo corto suena más atractivo, pero ¿cómo sabremos si remamos bien si desistimos tan temprano? Al final de cuentas, la ruta larga es mejor.

3. Hay una meta. A veces uno pierde los objetivos de vista. Quizá pudimos quedarnos en una de esas cavernas hechas por estalactitas por una hora o dos, pero de eso no se trataba el paseo. Supongo que en la vida existen tramos más cómodos, otros más complicados que deseamos evadir. Pero a final de cuentas existe una meta para cada familia. Lo importante es alcanzarla. No estamos aquí para “estancarnos” sino para seguir adelante.

Por cierto, descubrí que tengo menos fuerza en el brazo izquierdo. Habrá que hacer algo al respecto.

6 comentarios:

Isa dijo...

Me encantó lo que escribiste mi amada Keila. "Remar juntos requiere ceder".Sólo cuando se desea hacerlo, es como podremos remar al unísono y ¡avanzar!, je,je. Habrá momentos en que sentiremos que aquel canal de agua, se ha convertido en un "rápido",¡ups! y al final descubrir que sigue siendo ese lindo canal del inicio.
Bella reflexión, mi amada Keila. Te sigo leyendo.

Noel Navas dijo...

¡Fascinante! Sobre el brazo... Todos tenemos un brazo más débil, ¿no? De seguro eres derecha, pienso.

Noel.

Triple dijo...

¡Qué linda analogía amiga! Y te repito, la llevan de gane, pues están dispuestos a aprender de cada circunstancia que se les está presentando en esta nueva vida juntos!!!
¡Qué bueno leerte!

sgv dijo...

Reme por dos semanas en un rio (Allagash River in the state of Maine, USA) y aprendi tantas cosas que todavia recuerdo, sobre todo porque nos toco tormenta, lluvia, pasar por rapidos que por lo menos eran clasificacion 4 (avanzado)y despues la calma, el arcoiris y el cielo despejado y el sol! Sin mencionar que vimos a un oso y muchisimos alces. BELLISIMO! Pero lo mas dificil, como casi siempre, fue el compañerismo entre los integrantes :-)

elim-el oasis de Eva dijo...

Bonitas lecciones tomadas de la vida real. ¡A seguir remando!

Javi Melaza dijo...

"No estamos aquí para “estancarnos” sino para seguir adelante"

Me gustó mucho esa frase. Sigamos remando hasta el final.

Saludos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...