24 de enero de 2010

Lo aprendí de Peter Pan


Más que piratas, sirenas y niños perdidos, en Peter Pan encontré una visión de lo que implica ser mujer. Ignoro si el señor Barrie pretendió convertir su clásico en un manual de psicología, pero el síndrome de Peter Pan (hombres que no desean crecer) y el síndrome de Wendy (la necesidad absoluta de satisfacer al otro) son apenas atisbos de lo mucho que nos ofrece su obra.

James M. Barrie nació en Escocia, el noveno de diez hijos. Peter Pan surge de una desgracia familiar, cuando David, su hermano de 13 años, muere en un accidente de patinaje. La madre de Barrie no se repuso de esta pérdida, y para ella, David siempre fue un niño de 13 años que nunca creció.

En la vida personal de Barrie no hubo grandes éxitos. Se casó con la actriz Mary Ansell y se divorciaron años después. Sin embargo, en los Jardines de Kensington, Barrie conoció a los tres hermanos Davies, de quienes se hizo amigo, y en sus conversaciones y visitas, Barrie comenzó a tejer las aventuras de Peter Pan, historia que desnuda el alma femenina en diversas formas.

Pronto empezaremos con la primer mujer(cita).

1 comentario:

Andres Sgv dijo...

Suena muy interesante.

Por lo regular se le ha tomado el lado positivo, eso de tener a un "niño" dentro de nosotros.

Creo que en Ingles se entiende muy bien la diferencia entre "child-like" Y "childish". El primero es positivo, como tener la fe y confianza de un niño. El segundo tiene una conotacion negativa, de inmadurez.

No se si en español se podria hacer la misma distincion, quiza las palabras "Infantil" y "aniñado" serian una traduccion cercana.

El Señor Jesus nos invita a ser como niños, ya que en su Reino, ser uno de ellos y como ellos, es de suma importancia.

Estare pendiente de lo que tienes que decir y aprender.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...