15 de marzo de 2010

Él verdadero, yo mentirosa

¿Y cómo es él? Él es verdad. Él no titubea. No cambia de opinión. No miente. No hay falsedad en sus palabras ni en sus acciones.

Yo he aprendido a dudar en lo que otros me dicen; he aprendido a sospechar de los que me rodean. Porque llamo y se niegan a atenderme, aún cuando sé que están en casa; porque pregunto si luzco bonita y dicen que sí, pero a mis espaldas critican mi vestido; porque me prometen cosas que no cumplen.

Y por otro lado, yo soy igual. Me llaman y me niego; me preguntan y evado; prometo y no cumplo. He aprendido a mentir, me he acostumbrado a mentir. Porque incluso he caído en la trampa de llamar a algunas mentiras “blancas”, y así excusarlas.

Pero si bien quizá hemos sido traicionados, heridos y ofendidos por las mentiras de los demás, él no miente. Él jamás lo ha hecho ni lo hará. Él es verdad. Su palabra es de fiar. Y esta realidad es —tal vez— una de las razones más fuertes para atraernos a su persona.

Hastiados por las falsedades de otros, decepcionados por tantas máscaras, cansados de tantas mentiras, podemos acudir a él, y saber que, a ciencia cierta, él no miente.

3 comentarios:

♦ Ale ♦ dijo...

••••••••••••••••••••••••♥

Por eso sólo en Él hay que
confiar =)

••••••••••••••••••••••••♥

"Derinku" dijo...

Pues que bueno que en medio de tanta mentira que rodea nuestra vida, podamos creer una verdad ¿no? Y no depende de lo que nosotros pensamos y decimos sino de lo que EL es

Andres Sgv dijo...

Cierto, lo lindo de El es que vemos su gloria, lleno de Gracia y Verdad. (Juan 1:14).
QUE COMBINACION!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...