5 de abril de 2010

Divagando sobre días difíciles

Divago porque los días difíciles se han convertido en meses, años, rachas que no parecen tener fin. Crisis mundiales: terremotos, huracanes, matanzas. Crisis personales: económicas, sentimentales, espirituales. Crisis en los seres que amamos: malas noticias de enfermedad, muerte, divorcio.

A veces escucho que algunos dicen que estos días no acabarán, sino que empeorarán hasta, prácticamente, el fin del mundo. Me parece algo pesimista hablar así, aún cuando sea cierto.

Otros prometen que todo mejorará, pero los días pasan y las noticias siguen acumulándose en el corazón. Me parece demasiado optimista hablar así, pues la Biblia anuncia que los tiempos finales se acercan.

¿Entonces? Se dice por ahí que los seres humanos somos los únicos que caminamos con los pies por delante, y la cabeza hacia atrás. Avanzamos al futuro con la mente en el pasado, con los recuerdos, la culpa, el dolor atándonos y limitándonos. ¿Qué sugiero?

No sugiero nada, pues no conozco la respuesta en su totalidad. Solo sé que Cristo prometió darnos paz en la mente y en el corazón; que prometió estar con nosotros en las buenas y en las malas; que prometió fuerza y gracia para enfrentar los cambios, las pruebas y al aflicción.

Y le pido sabiduría para saber qué es lo realmente importante; le pido paciencia para saber esperar sus tiempos; le pido prudencia para actuar con rectitud en estos días difíciles.

No sé mucho; no entiendo mucho, pero en Cristo confío.

5 comentarios:

Brisa. dijo...

Como amo tus divagaciones.!

¿Que te puedo decir?. Pareciera indicar que vivir en tiempos difíciles se ha ido convirtiendo en la norma para muchos de nosotros.

A veces miro atrás y me pregunto si realmente ha habido algún tiempo que no haya sido difícil. Ahora mismo, cuando creo que algo ya va pasando, no surge otra crisis/conflicto, sino tres.

Pero si hemos salido adelante hasta ahora, Dios seguirá ayudandonos en su fidelidad. El mismo dijo que en este mundo tendríamos aflicción, no queda más que confiar en su Palabra y en que podremos vencer de alguna manera por su gracia.

Un abrazo y gracias por escribir.

Claudia Gonzalez Cañas dijo...

Si, este mundo está devastado por tanta maldad y ciertamente cada día peor, con aflicciones, tristezas y dolor, pero la esperanza para los hijos de DIOS es que le tenemos a EL. No debemos desfallecer y seguir adelante como soldados de Jesus que somos y seguir adelante con todo lo que venga.

Pues siempre he dicho que muchos son creación de DIOS, mas No todos son Hijos de DIOS.

Un abrazo Kei.

Andres Sgv dijo...

La Palabra nos sugiere vivir solo el dia de hoy...no los "mañana". Tenemos prometida la gracia y la fuerza para hoy.

Pero como tu dices, tenemos que "confiar" para el futuro y creo que tenemos prubas del pasado que nos ayuadaran a saber que EL es confiable.

Gabriela dijo...

Keila que palabras tan sabias y tan latentes! Confiar en Cristo.
Particularmente los terremotos, los movientos de la tierra, las inundaciones me dejan sin palabras, pero luego me vuelvo a Dios y pongo mi vista en El. Solo allí obtengo la paz... Gracias una vez por recordarmelo con tanto cariños por medio de tus escritos.
Desde Argentina. Gabriela.

Isa dijo...

Querida Keila, todo dependerá de lo que tengamos en nuestro corazón. Si hay zozobra en el mañana, seguramente estaremos desconfiados de lo que será, pero confiemos en nuesto Señor, en cuyas manos está nuestro futuro porque Él ha perdonado nuestro pasado. Dura lucha para enfrentar, pero no imposible.
Besitos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...