5 de julio de 2010

Cuando el amor se enfría


Leyendo un poco el Gran Libro, me encontré con una frase que me hizo pensar: “Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12).

No puedo negar que la maldad se multiplica alrededor; basta observar las noticias. En mi país, por lo pronto, las cosas no lucen bien. Muertes y más muertes provocadas por esta guerra entre sicarios, cárteles y gobierno. El asesinato a un candidato electoral. Devastaciones por lluvias que muestran la pobreza de un pueblo que gime. Leyes en contra de mandatos expresos de Dios.

Sin embargo, el Gran Libro advierte el peligro. No se enfriará el fervor, ni la asistencia. No se enfriará la esperanza, ni la fe. Aunque asumo que serán consecuencias del primer y más peligroso síntoma: se enfriará el amor.

¿Cómo será esto? La Biblia no lo explica, pero lo imagino porque lo empiezo a ver. Sed de venganza contra los criminales; rencor en contra del gobierno; poca compasión por los vecinos; duda e indiferencia a Dios. Solo me ocupo en lo mío; cada quien por su cada cual. El amor se enfriará. Y quizá las dudas lo provoquen:

Si Dios existe, ¿por qué permite que esto suceda? ¿Dónde está Dios cuando lo necesitamos? ¿Qué de sus promesas?

La advertencia ha sido dada. ¿Caeremos en este peligro? Dice la Biblia: “el amor de muchos se enfriará”. Mi oración es ser de los “pocos”, aquellos que mantendrán la llama del amor ardiendo.

8 comentarios:

Reyna Orozco dijo...

Es extraño pero durante esta semana platicaba de lo mismo que mencionas con mi mamá. (Es extraño o es porque somos del mismo país y cristianas?). Pido que mi corazón no se enfríe ni sea indiferente ante todo lo que ocurre...

f dijo...

d

Ivonne dijo...

Una cita para animarte Keila:

"And let us not grow weary of doing good, for in due season
we will reap, if we do not give up." Galatians 6:9

Don't give up! Animo =)

Keila dijo...

Andábamos conectadas en pensamiento, Reyna.
Gracias, Ivonne.

Brisa. dijo...

Buena reflexión amiga. El mundo que nos rodea está cada vez más herido, solo siendo canales del amor de Dios podremos poner nuestro granito de arena para cambiar las cosas.

Andres sgv dijo...

SI! deseo que mi corazon siempre arda!

Isa dijo...

¡Excelente reflexión! Sólo le pido al Señor que mantenga su fuego en nosotras, porque oro por ti y sé que tú oras por mi.
Gracias preciosa por este post, muy cierto.
Las alas del Altísimo te continúen protegiendo.

Anónimo dijo...

Hoy te leí y me alentó leer "cuando el amor se enfría", deseo no suceda pero sí me ha sucedido por no darle el primer lugar a Dios antes que el quehacer y deber del hogar (hijos, hogar, esposo,etc) debo retomar mi intimidad con Dios. Gracias Keila por escribir al corazón. tkm tutis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...