3 de agosto de 2010

Déjame oír

Porque a veces estoy cansada, muy cansada…

No me hables de ti ni de tus experiencias, déjame oír de mi Jesús

No me pongas cantos que empiecen con “yo”, déjame oír de mi Jesús

No me des libros de autoayuda, déjame oír de mi Jesús

No me repitas los dogmas cristianos, déjame oír de mi Jesús

No me cuentes el secreto de la felicidad, déjame oír de mi Jesús

Porque a veces tengo sed, mucha sed, y lo que me das no me sacia.

5 comentarios:

Noel Navas dijo...

¡Tremendo! Totalmente de acuerdo, muy franco, muy inspirador Keila.

elim-el oasis de Eva dijo...

Lo he leído varias veces y me ha hecho meditar. Gracias Keila por compartir tus sentimientos de una forma tan clara e inspiradora.

Isa dijo...

¡Sucede...! Me ha pasado. Gracias por compartir.
Besitos.

Brisa. dijo...

Buenísimo, me encantó!.

Angélica Barragán Glez. dijo...

Keila, es la primera vez que entro a tu blog y estoy fascinada ¡ Gracias a nuestro Dios por cómo te usa. Gracias por el don tan hermoso que nos compartes. Al leer "Déjame oir" después de haber leído la noticia que me diste me pareció escucharte decir ante la respuesta que te envié: "No me digas lo que pasaré y lo que disfrutaré, déjame oir a mi Jesús"

wow ¡

les amo

Angy

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...