6 de agosto de 2010

Divagando sobre la adoración


¿Renovación en la adoración? ¿Significa cantar los “hits” del momento domingo tras domingo? A veces sueño, y sueño con cantar.

Sueño que un domingo solo entonamos salmos. “Te exaltaré, mi Dios, mi Rey”, “Alabad a nuestro Dios en su santuario”, “Jehová es mi pastor”.

Sueño que otro domingo paseamos por la Reforma, y al lado de Lutero declaramos: “
Que muestre su vigor, Satán y su furor, dañarnos no podrá pues condenado es ya por la Palabra Santa”.

Sueño que otro domingo alabamos con los Wesley. “Cariñoso Salvador, huyo de la tempestad a tu seno protector”, “Cristo ya resucitó, ¡aleluya!”, “Oh que tuviera lenguas mil para poder cantar…”

Sueño que otro domingo nos acordamos de Fanny Crosby. “Lejos de mi Padre Dios”, “Más cerca, cerca de tu cruz”, “Dime la historia de Cristo”.

Sueño que otro domingo nos concentramos en los Gaither. “Solamente a Dios”, “La Cruz de Jesús me separa”, “El Rey ya viene”.

Faltarían tantos… faltarían domingos… himnos mexicanos, latinoamericanos, africanos; la colección de Isaac Watts y William Bradbury, la de Jesús Adrián Romero y Rubén Sotelo. Tanto que cantar; tanta repetición; tan corta visión.

En fin, solo divago…

8 comentarios:

Noel Navas dijo...

Keila, tremendo lo que escribes, necesitamos esa versatilidad en la alabanza!

Noel Navas
www.laaventuradecomponer.com

Noel Navas dijo...

Perdón por comentar otra vez, estoy por dar un taller en un congreso de alabanza, quiero usar como ejemplo este artículo, es para el tema: "Plan de innovación de canciones para la iglesia local". Me ha dado un par de ideas tu escrito, gracias!!

Alí Reyes H. dijo...

En efecto, Lutero y los hermanos Wesley han impactado la música cristiana, son los clásicos. Pero ddebes recordar también la revolución que significaron los "spirituals" y el gospel no solo en la música cristiana, sino que prácticamente TODA la música popular moderna tiene raices cristianas, es decir en el GOSPEL

Keila dijo...

Tienes toda la razón, Alí. Otro domingo de música gospel, y de allí podría haber más subdivisiones. Recuerda que solo divago...

Daniel dijo...

Crecí en la Iglesia cantando los himnos tradicionales y ahora me gozo cantando los cánticos de adoración, creo que las iglesias deberían dedicar una vez al mes a recordar la música tradicional y dar a conocer a sus autores y las experiencias que vivieron. Gracias Keila por traernos esos recuerdos.

Bendiciones

Verdad (3 Juan 1:3-4) dijo...

Amén. Todos son buenos, himnos y cánticos clásicos y modernos son todos útiles. Pero Dios quiere que seamos algo más que repetidores de lo bueno. Quiere que interactuémos con él en una relación de Padre a Hijo. Donde le podamos llamar simplemente "papito" (Rom. 8:15) y le obedezcamos como lo que es, nuestro Dios.

Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos. (Mateo 19:14)

Brisa. dijo...

Totalmente de acuerdo contigo amiga!.

Isa dijo...

¡Ah! Cada vez que volteo los domingos y veo la gran diferencia que tenemos los hermanos congregados alrededor de la mesa, me nace cantar ese canto de Rubén Sotelo que dice: "Y mira siendo diferentes, nos unes en adoración".
Preciosa reflexión.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...