13 de agosto de 2010

Missing you


Éramos tan diferentes, como agua y aceite. O quizá éramos demasiado parecidas. Las dos preocupadas por todo y por nada, como si la preocupación nos diera una excusa para existir. Las dos sobre activas, como si un descanso fuera el peor pecado. Las dos ocultando nuestras luchas por querer hacernos las fuertes; tú en duelo, yo en transición.

Solo convivimos unos meses bajo el mismo techo. Al final, tú cansada de mí, yo de ti. Las dos dispuestas los cambios inevitables que vendrían. Las dos soñando con libros que aún no se habían escrito y que tal vez jamás serían publicados. Las dos con miedo del porvenir.

Hoy te extraño y lamento no haber aprovechado esos meses mucho más. Me gustaría sentarme en al mesa del a cocina y conversar sobre el matrimonio y la maternidad; sobre recetas y remedios caseros; sobre todo y nada. Hoy quisiera poner atención a tus historias y preguntar más detalles que aún no sé y quizá nunca sabré. Grandma, hoy te extraño más que ayer.

4 comentarios:

Brisa. dijo...

Muy conmovedor amiga.
Un abrazo.

Andres sgv dijo...

Un dia la volveras a ver y creo que tendras una larga charla :-)

Isa dijo...

¡Lindo! ¡sigh!(suspiro)

Anónimo dijo...

Yo tambien la extrano mucho.
Te quiero mucho Keila!

Gemi

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...