7 de septiembre de 2010

El mar y Dios

El mar impone, no cabe duda. Dos sentimientos me vienen a la mente.

Miedo. Más que algo paralizante, es una especie de temor reverente. La conciencia de que el mar destruye, cuando quiere. Y que un abrir y cerrar de ojos una ola puede cambiar nuestro destino.

Esperanza. Porque el mar deletrea vida. El agua nos recuerda la importancia de las segundas oportunidades. El mar nos provee alimento y muchos beneficios.

Dios impone, no cabe duda. Pero me acerco a Él con temor reverente, pero también con esperanza. Porque todo aquel que se acerca a Dios, no será defraudado.

1 comentario:

Brisa. dijo...

Amén, que hermosa comparación y que refrescante verdad.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...