23 de septiembre de 2010

Forjando una Nación: Golpe de estado



En mi ignorancia y juventud, en mi inmadurez y poco tino, tuve envidia de los líderes y anhelé su posición. Por supuesto que nadie me informó de lo difícil que resultaba su trabajo. Nadie me contó que entre mayor autoridad, mayor responsabilidad. Yo solo tuve envidia y la tierra se abrió y me tragó.

Mi orgullo me elevó y me desplomé en pleno aire. Perdí amigos y credibilidad. Comprendí que "Moisés" y "Aarón" pasaban un mal rato cada vez que el pueblo se rebelaba. Entendí que es fácil dar un golpe de estado, pero difícil permanecer en el poder. Y que llegar arriba es bendición de Dios, cuando él quiere y como quiere.

1 comentario:

Isa dijo...

¡Ay, mi preciosa escritora! Cuando he leído de la historia de Moisés, sinceramente que me gusta más en el anonimato en el que estoy. Buen post, me ha encantado.
Besitos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...