11 de octubre de 2010

Forjando una Nación: Latidos de Esperanza


Pero allí está siempre él.

Con todo:

a. Él mira cuando estoy en angustia. Observa la injusticia y la inseguridad. Nada pasa desapercibido por su ojo.

b. Él oye mi clamor. No da oídos sordos a mi llanto ni mi a ruego.

c. Se acuerda de su pacto. Él me salvó, me salva y me salvará. No me dejará hasta formar en mí a su Hijo.

Incluso, permite que los que me tienen cautiva tengan misericordia. Así que día a día veo pequeños milagros que acaban con la crisis. Relaciones personales que mejoran; rasgos de carácter que prosperan; un país con quienes aún esperan en Dios.

1 comentario:

Andres sgv dijo...

Pequeños milagros son los que me animan a mi dia a dia y los guardo en mi corazon.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...