20 de octubre de 2010

Incertidumbre

Hacía mucho que no me encontraba de nuevo en esta encrucijada; en ese momento de vida en que no sabes bien a dónde vas. Por lo menos ahora sé con quién voy: con mi esposo y mi hijo (que aún está en mi vientre). Pero la incertidumbre sigue causando sus estragos.

¿Cuándo será? ¿Cómo será? ¿A dónde será?

Analizo mi actitud y concluyo en algunos detalles. Como siempre sucede, uno se aferra a lo conocido. No nos gusta el cambio, porque además de amenazante, provoca estrés.

Uno se aferra a las personas, a las cosas y a las rutinas. Pero al único a quien me debo aferrar es a Dios. Él no cambia; todo lo demás debajo del sol, sí. Bien lo dijo el Predicador: todo tiene su tiempo, pero lo único que se maneja bajo el término de eternidad es la Biblia y el alma humana. El resto, trae un sello de “temporal”.

Así que mientras navegamos como familia en este tiempo de incertidumbre, solo me dejo abrazar por el Piloto de la nave, confiando en que si él está al timón, todo saldrá bien. Le dejo a él los cuándos, los dóndes y los cómos. Me quedo con su promesa de que Él estará conmigo todos los días hasta el fin del mundo.

Y seguimos navegando…

6 comentarios:

Brisa. dijo...

Te acompaño querida amiga, sean cuales sean los cambios, llegarás a puerto seguro de la mano de Dios.

Un fuerte abrazo.

The Lady Soul dijo...

Keila, me encanta lo que escribes.
Eres maravillosa.

Isa dijo...

Keila preciosa, a todas las que hemos sido madres, hemos tenido las mismas dudas, las mismas preguntas, creo que es el arte de ser mamá, je,je.
Adelante de la mano de nuestro amado Dios.
Te quiero mucho.

*Denisse* dijo...

Muchas felicidades Keila, ya lo suponia por una entrada hace algun tiempo... pero que alegria saber que su cuerpo es por ahora el hogar de una criatura de Dios! ha de ser increible; ya lo sabre despues jeje

Que nuestro Dios te(los) guarde y te(los) guie para conducir esta pequena vida a sus pies...

Anónimo dijo...

hermoso lo que escribes.
que Dios te bendiga!
me levantas el animo! saludos!

valsitacs dijo...

sólo me dejo abrazar por el piloto de la nave, confiando que si él está al timón, todo saldrá bien :) muy cierto! aprendiendo a renovar la mente con este pensamiento! gracias Keila

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...