9 de diciembre de 2010

Cambios

Lo confirmo una vez más. No me gustan los cambios. Me resisto a ellos. Me cuesta trabajo unirme a la aventura. Pero Dios me ha hablado a través de un texto, y cada vez se vuelve más personal, más íntimo, más literal.

De él, por él y para él.

En otras palabras: provengo de él. Mi pasado está en sus manos. Existo por él. Mi presente está en sus manos. Soy para su gloria. Mi futuro está en sus manos.

De él, por él y para él.

Él es el centro, no yo. Pero cuánto me cuesta. Y a vísperas de Navidad, me aferro a estas palabras. Desconozco el futuro, me encuentro perdida en el presente, me ahogo en el pasado. Pero provengo de él, existo por su poder y soy para su gloria.

Un trabalenguas. Una decisión.

3 comentarios:

elim-el oasis de Eva dijo...

A mí tampoco me gustan los cambios... por eso me alegro de que el Señor te haya hablado por medio de ese texto. Sin duda oír su voz en los momentos de inquietud es lo mejor...

Karen dijo...

Pienso que a nadie nos gustan los cambios, aunque unos nos resistimos más a ellos. No luches, fluye con las circunstancias, sobre todo con las que no puedes cambiar. Todo será más fácil si fluyes; cuando somos conscientes de que todo es de, por y para Él, es más sencillo dejarse llevar, disfrutar y llegar al propósito hermoso que Él tiene.
Sé que no es fácil, pero muchos te tenemos en nuestras oraciones.
¡Todo estará bien!

Lisi dijo...

Un abrazo muy fuerte.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...