13 de enero de 2011

La influencia del paisaje y el clima

Después de leer sobre las Brontë y pensar en ellas nuevamente, me viene a la mente mi novela favorita: “Cumbres Borrascosas”. Sobre todo, recuerdo la descripción de los paisajes. Esas casas frías y grandes donde el viento se colaba por cada ventana. La vívida imagen de los páramos, áreas expuestas al clima de Yorkshire.

No cabe duda que el lugar donde crecemos o vivimos resulta una influencia innegable. Los colores vivos de Oaxaca, el clima cálido de Querétaro, la actividad del Distrito Federal, y ahora, la neblina, los cerros, el frío, el calor, el viento tempestuoso azotando los techos durante la noche. Un clima cambiante y caprichoso, como mi actual estado de humor.

Me pregunto qué tanto influirá en lo que hoy escribo. Tantos cambios, como fruta fresca, un ambiente más provinciano, gente con costumbres diferentes, muy cerca de las vías del tren, con una vegetación abundante que también provoca la proliferación de bichos.

Tarde o temprano todo reaparece en los libros. La nostalgia, la dicha, la soledad, las personas. Con disfraces, con máscaras, con finales diferentes, pero finalmente brotan por las letras para dejar libre al autor, para ayudarnos a comprender y asimilar lo vivido. Charlotte Brontë le llamaría una sutil venganza; Emily lo consideraría un mal necesario; Anne lo calificaría como la cruda realidad.

Tanto por aprender… tanto por escribir… tanto por vivir…

2 comentarios:

sgv17 dijo...

En mi tiene mucha influencia. Cuando hace frio tengo ganas de hacer todo, escribir, pasear, cocinar, hacer ejercicio, etc.
Cuando hace calor solo me gusta la piscina y mi cuarto con aire acondicionado.

Isa dijo...

Sí que el clima es mucha influencia en el carácter, actividad y demás cosas que nos afectan y "visten" a una ciudad.
Esperaremos una novela desde Orizaba. :)
Besitos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...