19 de enero de 2011

Nueva casa

Hay que sacar cosas de las cajas y acomodarlas. Poner detalles aquí y allá que le vayan dando un aspecto a “hogar”. Recuerdos mil que se apilan al ir colocando los detalles que se compraron con cariño tiempo atrás. Sonrisas que surgen al acariciar los objetos que recibimos como regalo de boda.Difícil para el cuerpo, pero satisfactorio para el corazón. Al poner libro tras libro en el estante, se amontonan los suspiros. Viejos amigos, compañeros entrañables de toda una vida. Arreglando la casa, pero eso no hace un hogar. ¿O sí? Me parece que el hogar se hace cuando uno lo comparte con los seres queridos, y de ese modo también se acumulan memorias que dejan huella. Y por hoy, es todo. Mucho qué hacer aún.

4 comentarios:

Isa dijo...

Por una parte, por eso me encantan los cambios porque hay la oportunidad de volver a tener este tipo de recuerdos y reflexiones, pero por el otro...¡uf! ¡muy cansada manera de recordar, je,je. Además, el cuerpo pide un alto.
¡Cuídate mucho!
I love you so much.

sgv17 dijo...

Todavia tengo cajas sin desempacar desde la ultima vez que me cambie!!

Mis "suspiros" quedaran guardados ahi hasta que llegue el dia que los saque para que tengan de nuevo su lugar. :-)

Karen dijo...

Es muy bonito ir creando calor de hogar... poniendo detalles, cocinando, compartiendo con los seres queridos.
Te mando muchos abrazos y muchos besos para que los desperdigues por tu nueva casita.

Liou dijo...

Interesante...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...