23 de febrero de 2011

El proverbio del día

Como siempre, abro la Palabra y encuentro justo lo que necesitaba. Esta vez se trató de un proverbio.

"El Señor dirige nuestros pasos, entonces, ¿por qué tratar de entender todo lo que pasa?" NTV, Proverbios 20:24

Quiero encontrar a todo una explicación. ¿Fue mi culpa? ¿Fue culpa de otro? ¿Debí hacer esto o aquello? Un sin fin de "hubieras" me roban el sueño. Incluso en el presente, y en medio del gozo, me atormenta el comprender el porqué de cada cosa en mi vida. ¿Qué me quiere enseñar Dios? ¿Estoy haciendo lo correcto? ¿Me vino esto porque he pecado? ¿Qué debo hacer para cambiar?

Sin embargo, este proverbio me reta. Pareciera que Dios me susurra: "Si yo estoy en control de cada situación, si yo dirijo tus pasos, ¿por qué te atormentas?"

Una canción famosa dice: "Live and let live". Quizá eso me falta. Dejar ir. Dejar de aferrarme a las explicaciones y simplemente vivir el paso a paso. Sé que suena fácil, y sinceramente, he escuchado a muchas personas en estos días dándome ese consejo con cierta ligereza que me pesa más que ayudarme.

Es por eso que la Palabra de Dios me parece tan atinada. Porque aunque me señala el error y me reprende, me comprende y me anima. Dios me habla en un susurro apacible, en el murmullo de la noche y la quietud de un tiempo devocional. Y por eso solo me resta decir: "Gracias, Señor".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Keila:

Vaya que pude empatar tu sentir con mis propios tiempos de turbulencia y ni qué decir del asalto del "hubiera" que por noches y noches me llega a robar la calma.

Pero, yo me imagino, Dios ha de tener como sus mejores logros sobre nuestra fe cuando, a pesar de nuestras dudas, bajamos la cabeza y con voz apenas audible le decimos: "Gracias, mi Dios".

Un abrazo y ¡escribe y comparte con nosotros tu corazón, hermana!

Nuria

Isa dijo...

Mi amada Keila, en cierta ocasión y muchas veces, he oido decir que Dios nos da en donde más nos duele, y déjame decirte que yo pienso que Dios no es ese policía cosmonauta. Él me ama, Él te ama, y todo lo que hay en nuestro rededor tiene el propósito de ser para la alabanza de su gloria. No conozco el futuro, pero sé que Él quiere manifestarse a través de mi vida, a través de la tuya. Pruebas siempre tendremos para que Él nos afine como a la plata hasta que le reflejemos.
Te amamos y en todas partes del mundo estamos orando por tí, por Ibrahim y por Abraham.
No desmayes preciosura. Dios te ama más que cualquiera de nosotros los humanos lo podamos hacer.
I love you so much. Te quiero mucho. TQM.

Vero RAmos dijo...

Esto frecuentemente me pasaba.. (algunas veces sigue pasando) y me pregunto también... que es lo que debo hacer? porque pasa esto?, trato de tener el control e incluso me da temor... un buen dia hice los Salmos como mi historia antes de dormir, y fue en aquellos dias de angustia y ansiedad cuando encontré el No. 86. Wow... Ruego a él para que éste Salmo que es mi oración lo practique dia a dia.
No imagino todo lo que pasaba por tu cabeza en estos momentos... pero gracias por el gozo que solo El nos puede dar en éstas situaciones.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...