28 de marzo de 2011

Entre las noticias escuché...

Te susurro algo que escuché la semana pasada en las noticias, pero hasta hoy me siento a escribir lo que sentí. Como siempre, pensé en ti, en mí, en tu papá, en nosotros.

Primero, en Japón debían buscar agua embotellada, sobre todo para bebés, porque los peligros de radioactividad ya habían contaminado el agua potable. Me imaginé el escenario. Tiendas sin más agua embotellada. ¿Qué darte de beber? ¿Cómo bañarte? ¿Cómo lavar tu ropa o los utensilios que utilizas? Mis oraciones subieron por aquellas madres que enfrentan estos momentos tan trágicos. Que Dios les dé sabiduría y una salida. Me duelo con Japón.

Segundo, en Guatemala se encontró un hospital en malas condiciones salubres, lo que propagó una bacteria que infectó a los bebés en neonatología. Varios ya habían muerto. Nuevamente, pensé en ti. En la incubadora. En la angustia de esas mamis que perdieron a sus nenes a minutos, horas, días de haberlos dado a luz. Mis oraciones subieron por aquellas madres que enfrentan estos momentos tan trágicos. Que Dios les dé consuelo y paz. Me duelo con Guatemala.

La realidad es que eres un préstamo que Dios me ha dado. Te ha entregado a nosotros para que hagamos nuestra labor de padres, pero tu vida está en Sus manos. Y solo me resta agradecer, con el corazón derretido, porque te tengo en casa, conmigo, en condiciones poco adversas.

Pero también sé que si me encontrara en una de las situaciones mencionadas, Su gracia bastaría. Él es tu Pastor, mi lindo corderito. Él te guiará por sendas de justicia por amor… no a mi nombre, no a nuestro apellido, no a nuestra memoria, sino a Su nombre. ¡Qué promesa tan perfecta!

4 comentarios:

Karen dijo...

Dicen que cuando uno se convierte en padre, se convierte en padre de todos los niños del mundo. Cuando se tiene un hijo, no se puede ignorar más la adversidad de otros padres y sus hijos.
Gracias a Dios porque por su gracia, podemos criar y cuidar a nuestros hijos.

Isa dijo...

"Eres un préstamo que Dios me ha dado", hermosa oración en tus labios mi querida Keila. Y nos condolemos con Japón, con Guatemala y con todas aquellas madres que temblamos ante la adversidad a la cual se enfrentan estas valerosas madres allá.
Nuestra oración para todas ellas y para nosotras también.
Besitos.

sgv17 dijo...

Que tu hijo se contagie de tu compasion por los demas!!!

Nuria G. Arnáiz dijo...

Bienvenida a esta fraternidad de padres y bienvenida tu compasión por sus necesidades.
Ojalá el Señor alcanzara a cada uno de los miembros y así todos encontraran la paz en Sus manos en cualquier momento de adversidad.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...