27 de junio de 2011

Descubrimientos: una gotera

En alguna época de mi vida me sentí doña-perfecta-todo-bajo-control. Pero ahora, como madre y esposa, he perdido el control y me he visto a mí misma de un modo más objetivo. Por lo mismo, quisiera compartir algunos de mis descubrimientos.

Empecemos con la gotera. Un proverbio dice que una esposa que se queja y busca pleitos es tan molesta como una gotera continua en un día de lluvia. Tengo una gotera en casa. Se encuentra fuera, en el cuarto de lavado, lo que me tranquiliza pues no escucho su drip drip noche y día.

Pero, como antes dije, en algún tiempo leí este proverbio y sentí pena por los esposos que debían soportar este tipo de mujeres. Tristemente, hoy veo que, como esposa, tengo todo el potencial para ser una gotera continua.

De hecho, confieso que ya soy una gotera. Me pongo a enumerar todo lo que hago en el día como para que mi esposo tenga compasión de mí y me felicite, siendo que lo debo hacer solo por amor y obediencia a mi Dios. ¡Me resulta tan fácil enlistar todo lo que se debe componer en casa o que me falta para mejorar mi calidad de vida!

En fin, ya soy una gotera. Y el único que me puede parchar es Dios. Mi oración es que no me vuelva “continua”. Así que comienzo reconociendo mi imperfección y rogando a Dios que selle mis labios, que cambie mi corazón y me enseñe contentamiento.

No soy doña-perfecta, ni tengo todo-bajo-control. Gracias a Dios, pues así puedo ver su gracia transformando mi vida en cada momento. Y pido a Dios que me ayude con el impermeabilizante de su amor y su Palabra.

8 comentarios:

Patty dijo...

Keila, me encantò tu reflexión de la gotera. Ojalá todas las mujeres tuviéramos esa sensibilidad y honestidad para mirarnos a nosotras mismas en nuestras debilidades que es el primer gran paso para ser mejores esposas y madres. Gracias. Patty

sgv17 dijo...

Bien por tu honestidad Keila!

Que POR SU GRACIA primero no sea "continua" y luego que desaparezca la gotera!

elim-el oasis de Eva dijo...

Me encantó cómo en tan pocas palabras pudiste exponer el problema, reconocerlo en tu propia vida y encontrar la solución en Dios mediante un "cambio de corazón" y "contentamiento". Sé (por propia experiencia)que es muy fácil caer en el grupo de "mujeres gotera" pero gracias por recordarme que no debo dejar que sea "continua". ¡Que Dios nos ayude y nos de fuerzas`para ser las mujeres que Él quiere que seamos!

Darth Akire dijo...

Cuánta honestidad y humildad en tu post, Keila! En realidad yo no puedo creer que tú seas así, sin embargo valoro mucho la autocrítica.

Creo que todas hemos sido o nos hemos sentido alguna vez goteras; nuestro afán de tener todo bajo control, que todos los planes que se cumplan al pie de la letra, nos van llevando a "exigir nuestros derechos" (no el de tener respeto y ser amadas... sino de tener todo lo superficial que creemos que necesitamos).
Y es que tenemos un enorme poder en nuestras palabras y actitudes, para manipular y chantajear, aveces involuntariamente, pero como mujeres sabemos muy bien que hay ciertos comentarios-gotera que pueden tener varios resultados. Y luego obtenemos el distanciamiento lento y sutil de los que nos rodean, o también creamos ambientes de miedo, donde los que amamos terminan "doblando las manos", "agachando la cabeza" y haciendo hasta lo imposible por temor a nuestras goteras, entonces ya no hacen las cosas por amor, sino por miedo, cumpliendo cada uno de nuestros caprichos y fomentando cada vez más esa actitud gotera.

Muy reflexivas y certeras tus palabras.

Un abrazo!

Darth Akire dijo...

Re-leo mi comentario y el inicio se lee muy feo:
"Cuánta honestidad y humildad en tu post, Keila! En realidad yo no puedo creer que tú seas así, sin embargo valoro mucho la autocrítica"

Quise decir que no creo que seas una molesta gotera, NO que no crea que seas honesta y humilde. :D jeje aclaro el punto por que ya me ha pasado que hay quien tergiversa mis palabras haciéndolas ver más chuecas de lo que parecen.

Un saludo, Keila.

Darth Akire dijo...

Re-leo mi comentario y el inicio se lee muy feo:
"Cuánta honestidad y humildad en tu post, Keila! En realidad yo no puedo creer que tú seas así, sin embargo valoro mucho la autocrítica"

Quise decir que no creo que seas una molesta gotera, NO que no crea que seas honesta y humilde. :D jeje aclaro el punto por que ya me ha pasado que hay quien tergiversa mis palabras haciéndolas ver más chuecas de lo que parecen.

Un saludo, Keila.

Isa dijo...

Keila amada, podría decir como el dicho: "¡No jales que descobijas!". Sería de algo de lo cual podríamos reirnos, pero cuando vemos la realidad, ¡ay! pero si miramos sólo hacia arriba, buscando la causa de la gotera y dejando que sea el Señor quien la quite, este es el remedio, antes de que veamos situaciones funestas que puede provocar esa pequeña o gran gotera.
Buena manera de poner las cosas en su lugar. Me ha encantado.
Besitos.

Nuria G. Arnáiz dijo...

¡Ufff!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...