28 de julio de 2011

Cerros a mi alrededor

Una de las cosas que amo de mi nueva casa es la vista. Vivimos en un valle, así que alrededor de nosotros se levantan cerros, muchos cerros verdosos, por el clima semi tropical.

Cuando estoy cansada, triste, o necesito tiempo fuera. Me asomo por las ventanas o salgo al jardín y contemplo los cerros. Me confortan, sin lugar a duda. Quizá porque me traen a la mente aquel salmo.

“Alzaré mis ojos a los montes, ¿de dónde vendrá mi socorro?”

Mi socorro viene de Dios, quien hizo los cielos, la tierra y los cerros. Alzo mi vista y me vuelvo a ubicar. Alzo la vista y alabo a Dios. Nada como la naturaleza para inspirarme, motivarme, impulsarme, pues ella me lleva de regreso al Creador.

4 comentarios:

Nuria G. Arnáiz dijo...

¡Hermoso!

sgv17 dijo...

Que contraste con la hermosa ciudad de Mexico, no?

Claudia Gonzalez Cañas dijo...

Que hermosa vista Kei, te felicito por esa nueva casa que El Señor dio.

Abrazos mi estimada.

Anónimo dijo...

Sí qué lindo que vives donde la naturaleza puede inspirarte... o Dios por medio de su creación.
Margie

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...