2 de enero de 2012

Mujeres ¿exitosas?


Leía las biografías de mujeres exitosas del siglo XX cuando un sabor agridulce atravesó mi paladar. Sin querer ofender ni criticar, sin pretender ser mejor pues no lo soy, solo deseo compartir mis impresiones.

Al ir recorriendo estas biografías me topé con un elemento en común: el divorcio. Mujeres que al perseguir sus carreras o proyectos de vida rompieron con un primer, segundo o tercer marido. Mujeres que al conquistar sus Everests dejaron por ahí a sus familias. Poco se menciona de sus hijos, pero me imagino que no debió ser fácil criar pequeños en medio de divorcios y otros problemas personales.

Quizá otro elemento que me sorprendió fue la depresión, otra constante en algunas biografías. Como reflexión personal, al iniciar otro año, simplemente me pregunto si vale la pena conseguir premios y el aprecio de la sociedad a costa de la familia.

No quiero negar que la tentación es fuerte. Pero me parece que el camino que vale la pena es muy distinto al que la sociedad propone. Más allá de éxitos rotundos como mujer de negocios, como empresaria, como escritora, como artista, existe un área de oportunidad, y de mucho esfuerzo que se llama "maternidad" y "compañera de vida".

En ocasiones resulta más sencillo "brillar" en áreas intelectuales que afectivas. Pero a final de cuentas, nuestra sociedad hoy sufre por falta de verdaderas "esposas" y "madres". Si no, basta ingresar a las escuelas y conversar con los niños. Basta preguntar a los maridos si encuentran satisfacción en casa.

Quizá no apareceré jamás en los libros de mujeres exitosas de mi generación. Tal vez no dejaré un legado que marque a mi sociedad. Pero pido a Dios que me ayude a seguir los pasos de mis abuelas y mi madre. Que al morir, se diga de mí, en pocas palabras, que fui una buena esposa y una buena madre.

Y para lograr este objetivo, debo invertir tiempo, esfuerzo... mi vida.

2 comentarios:

Nuria G. Arnáiz dijo...

Coincido en mucho de tu reflexión, Keila. Pero difiero cuando escribes: "Tal vez no dejaré un legado que marque a mi sociedad".
Creo que, si cumples tu propósito como esposa y madre, dejarás un legado a la sociedad, invaluable: dos seres humanos íntegros, amados y, ellos, harán la diferencia en nuestro mundo decadente.
¡Feliz y fructífero 2012!

Isa dijo...

¡Precioso post Keila! y pienso que lo mejor y más hermoso será escuchar: "Bien, buen siervo y fiel..."
Qué bueno que te decidiste de nuevo escribir a través del blog.
Que este 2012 esté lleno de lindas palabras ¡para alabanza de su gloria!
Te quiero mucho.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...