30 de julio de 2012

¿Damas de Hierro?


“La Dama de Hierro” cuenta con una excelente caracterización de Meryl Streep como Margaret Thatcher. Me interesó saber más sobre esta mujer que marcó Inglaterra, pero reflexiono en dos cosas que me movieron

1. En una escena, Margaret se despide de sus mellizos rumbo al Parlamento. Los chicos corren detrás del auto diciendo: “¡Mami, no!” Sutilmente se muestra que la relación de Margaret con sus hijos no es la mejor al final de su vida. Entonces me pregunto, ¿vale la pena dejar a los chicos por una carrera? Todas soñamos con dar algo a la sociedad o sobresalir en algún área, pero ¿cuál es el costo-beneficio?

2. Margaret, a pesar de todo, tuvo una relación cercana con su esposo, tanto así que al morir él, ella sigue oyéndolo, viéndolo, imaginándolo. Admiro al hombre que se mantuvo al lado de esa mujer de hierro en las buenas y en las malas. Aprecio también la realidad de una relación en que hombre y mujer llegan a ser uno en pensamiento, en hábito, en todo.

No sé si seré una Dama de Hierro, pero por lo menos quisiera que mi corazón no se endurezca a la voz de mi hijo cuando me haga ver que estoy poniendo algo por encima de mi familia; y también oro porque mi relación con mi esposo sea tal que lleguemos a ser uno en todo. 

2 comentarios:

Claudia E. dijo...

Hola Keila!

Me encanta tu blog, se supone que me iba a dormir temprano y ya han pasado como dos horas leyéndote, jajaja.

Qué maravilla encontrar a una hermana en la fe que hable de literatura, cine de toda clase en su blog :). No es muy común ;)

Yo también he visto "La dama de hierro" con Meryl Streep, y me gustó bastante, a mi también se me quedó la escena de los pequeños suplicando a su mamá que no se vaya ... me gusta el valor de ella en varios aspectos pero me chocó la frialdad que mostraba como madre ... lo que diré es bastante radical pero creo que quién se dedique a la política no debería formar una familia, encargarse del gobierno es muy absorbente, los niños siempre sufrirán grandes ausencias de sus padres.

Me emociona ver cómo el Señor permite que hayan escritores de ficción ahora y en el pasado glorificándolo con sus escritos ... ser cristiano no es sinónimo de tener una mente cortita al contrario Él agranda nuestra mente si nos disponemos a conocerlo más, utilizando los medios que Él nos da .

Y justo hace varios días escribí sobre que los cristianos deberíamos ser los lectores más exigentes.

Un saludo Keila!

Isa dijo...

Mi amada Keila, cuando corremos tras algún puesto o lugar en la sociedad, siempre olvidamos a nuestros hijos que son los primeros que sufren; a mí me tocó vivirlo con mi mami y yo diciendo las mismas palabras de estos niños: "no te vayas, mami" ó "llévame contigo, por favor", por eso, cuando nos toca vivir la misma situación es donde debemos de elegir, y yo puedo decir: "elegí lo mejor" y aunque fue muy difícil, me gozo en el Señor al paso de los años. ¡Los hijos lo valen!
Besitos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...