13 de marzo de 2013

El viaje

Las dos se asoman por la ventanilla. Una percibe una ciudad grande, gigante, grotesca; una mancha urbana sin ton ni son que se extiende hasta los cerros y carece de todo sentido estético. Le inhibe pensar que aterrizarán en medio de la metrópoli. ¿Y si ocurre un accidente?

La otra observa casas y casas donde vive gente conocida y desconocida; percibe las azoteas con los perros arriba y sonríe. Su corazón palpita a mil por hora. Anhela contemplar la destreza del piloto para aterrizar allí mismo, justo en el centro de esa bella ciudad.

¿La diferencia? Una va de negocios; la otra regresa a casa. Cuando miramos el viaje de la vida como un regreso a casa, encontraremos más bellezas que si pensamos en el diario andar como un trámite más, un negocio más, una tarea más.

¿Viajas por negocios o vuelves a casa?

(Gracias, Brennan Manning, por inspirarme con tus memorias).

3 comentarios:

Lisi dijo...

Qué pensamiento más precioso. Y muy adecuado para mí en estos momentos. ¡Gracias!

Andres sgv dijo...

Algunas veces es regreso a casa, otras veces es negocio, pero es verdad todo empieza con los ojos con los que veo y como lo interpreto.

jg dijo...

Hola keila mi correo es site.demionline@gmail.com te conocí por accidente se puede decir escogí el libro que más me llamó la atención de la tienda y fue.250 ad todavía no lo término pero prometo decirte que me pareció, lo que te quiero decir es que me agrado mucho que seas una autora mexicana me sentí orgulloso por que a mi me encantaría llegar a ser autor de alguna novela, sólo eh escrito un cuento que de verdad me gusto el resultado pero me gustaría poder alargarlo a novela, nose, el tiempo dirá sí de verdad estudiare esto por que mi perspectiva de ser autor es que en méxico es algo que no se apoya lo suficiente, gracias por estar en contacto con tus fans- J. G

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...