13 de enero de 2014

Algo que necesitaba

Mi mentora, Betty Elliot, sigue haciendo de las suyas:

"Hemos olvidado el misterio. Vemos el fregadero como un obstáculo, en vez de mirarlo como un altar... Hemos olvidado el misterio, la dimensión de la gloria... Las rutinas del quehacer y la maternidad parecieran ser una especie de muerte, y qué bueno que lo sean, pues nos dan la oportunidad, día tras día, de poner la vida por los demás. Así ya no son rutinas. Al realizarlas con alabanza y amor se ofrecen a Dios... El trabajo de una madre por hacer la vida placentera y cómoda para sus hijos no es una trivialidad. Llama al sacrificio y la humildad, pero es la ruta, como sucedió con Jesús, a la gloria".

¿Qué dice Betty a las madre modernas?

Lo mismo que dice la Biblia: "Si estamos dispuestas a perder nuestra vida, la hallaremos".

Necesitaba leer eso. Ahora, me voy a mi altar para terminar de lavar los platos.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Acepto que lo he pensado como un trabajo no muy agradable, pero despues de leer la publicacion, cambio mi manera de pensarlo y alabo a Dios de teneer una familia que amo y que sigue a Cristo, me esforzaré para servir a Cristo lavando los platos y en las labores del hogar.

Anónimo dijo...

Mi altar esta en stand by porke se me ocurrió sentarme a leerle a mi madre un libro muy interesante que se llama ''Nunca sabre''... Atte La comadre Claus

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...