7 de enero de 2014

Incienso y oración

Sigo meditando en el libro de Betty Elliot, una de mis escritoras favoritas. Ella nos dice:

"La oración es como el incienso. Cuesta mucho. Parece no lograr mucho (como solemos medir las cosas). Se disipa pronto. Pero a Dios le agrada el olor".

Me cuesta mucho trabajo apartar tiempo para orar. A veces oro mientras estoy lavando trastes o caminando, pero mis pensamientos divagan y suben y bajan sin control.

Quizá considero la oración como el incienso. Algo que cuesta, que no hace mucho y que desaparece pronto. Pero sé que cuesta porque es trabajo. No hace mucho visible porque actúa en el terreno de lo invisible. Y no desaparece, sino que sube al trono mismo de quien me puede ayudar.

¿Puede la oración cambiar las cosas? ¡Sí! Sobre todo, me cambia a mí. Y eso es un milagro.


No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...